Ir al contenido
Inicio » No hay osos: a partir de dos historias de amor el director irañí Jafar Panahi reflexiona sobre la falta de libertad y el poder del cine

No hay osos: a partir de dos historias de amor el director irañí Jafar Panahi reflexiona sobre la falta de libertad y el poder del cine

Los osos no existen | Jafar Panahi

 

Acerca del film

No hay osos (2022) es el último film de Jafar Panahi, el director iraní que fue perseguido y encarcelado por las autoridades de su país debido a sus películas críticas al régimen, quien  dirigió exitosos films como  El globo blanco (1995) escrito por el reconocido director iraní Abbas Kiarostami, ganador de la Cámara de Oro en el Festival de Cine de Cannes​, El círculo (Dayereh, 2000) por el cual  obtuvo el León de Oro en el Festival de Cine de Venecia  y el premio de la prensa (FIPRESCI) en el Festival Internacional de cine de San Sebastián, Esto no es una película (2011) —codirigida con Mochtabá Mirtahmas,  Taxi Teherán (2015) y Tres caras (2018), estas últimas filmadas en la clandestinidad debido a que en 2010  se le prohibió oficialmente filmar películas y salir del país. Su obra se ha caracterizado por mostrar las injusticias que se viven  en Irán: la pobreza, las exigencias impuestas por las costumbres religiosas, el abasallamiento a las  mujeres y la represión policial son algunos de los temas sensibles que aborda en su filmografía.

 

 
'Los osos no existen': Jafar Panahi
Jafar Panahi toma fotografías en el pueblo donde sigue la remotamente la filmación de su película

 

Condena a  prisión y huelga de hambre

En 2010 Jafar Panahi  fue condenado a la pena de seis años de prisión por participar en las protestas antigubernamentales del año anterior y obtuvo la libertad provisional bajo una fianza de unos 200.000 dólares,  pero se le prohibió seguir realizando películas, viajar al extranjero o dar entrevistas. En julio de 2022, Jafar Panahi, fue  detenido nuevamente cuando se dirigió a la fiscalía de Teherán para seguir el caso de otro cineasta, Mohammad Rasoulof, que había sido encarcelado días antes. A pesar de demostrar que su encarcelamiento era ilegal, Panahi permaneció varios meses preso, y no pudo asistir a la presentación de su película No hay en osos en el Festival de Venecia donde  se alzó  con el Premio del Jurado. En febrero de 2023 su mujer y su hijo iniciaron una intensa campaña en las redes sociales en las que difundieron un comunicado del  director en el  manifestaba que había  iniciado una huelga de hambre para exigir su libertad, lo que llevó a que las autoridades finalmente aceptaran  liberarlo bajo fianza.

 

El cineasta Jafar Panahi inició una huelga de hambre en una prisión iraní para exigir su libertad tras comprobarse la ilegalidad de su detención
Jafar Panahi

 

Sinopsis de No hay osos

En No hay osos Jafar Panahi se interpreta a sí mismo dirigiendo en la clandestinidad su nueva película de forma remota e en el pequeño pueblo de  Joban junto cerca de Turquía, mientras  su asistente Reza y el equipo de filmación  se encuentran al otro lado de la frontera turca. Como tiene prohibido salir de Irán, Panahi sigue la filmación desde su computadora  portátil con ciertas dificultades debido a la mala conexión de wi fi. La película que el director está filmando  narra la historia real  de dos amantes, Bakhtiar (Bakhtiar Panjeei) y Zara (interpretada por Mina Kavani), que quieren escapar juntos a Europa pero  sólo Zara ha conseguido un pasaporte falso y  se opone a abandonar a Bakhtiar. 

Paralelamente a esta trama se abre otra línea narrativa cuando Jafar se ve envuelto en un conflicto con los habitantes del pueblo luego de tomar una serie de fotografías a los habitantes del lugar,  entre las que aparentemente  estaría la foto de una pareja ilícita, una mujer llamada Gozal  y un hombre llamado Soldooz, que quieren casarse a pesar de que la joven fue prometida al nacer a otro  hombre llamado Yaghoub. La situación se complica cuando la familia del novio le exige a Jafar que entregue la fotografía como prueba de la relación ilícita.

 


SEGUÍ LEYENDO